Content Top Ad (Adwords medio arriba)

Artículos

Tu minuto de entrenamiento - Seamos el Cambio

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Detuvo el taxi en la esquina. Habíamos llegado a destino pero ninguno de los dos quería dejar la conversación en la que estábamos. 


Si entendí bien -dije avisando que haría un resúmen- me contaste que viven juntos pero que duermen en camas separadas porque ella todavía no te perdona que hayas estado con otra mujer. También me dijiste que vos querés acercarte pero que ella no quiere hablar ¿te puedo hacer otra pregunta? Afirmó con la cabeza. Si ayer ella hubiese dormido con vos… ¿cómo la tratarías hoy?
 
-Y… muy bien…estaría contento, la cuidaría… no sé, sería distinto.

-Bien! Te invito a que esta noche la trates como si ayer hubiesen dormido juntos y que mañana a la noche vuelvas a hacer lo mismo y así todas las noches mientras sigas apostando por la relación. 
-Uy! Claro, eso puede funcionar. ¡Empiezo a hacer las cosas como que ya está funcionando! 
-Sí pero hay una manera segura de fallar en esto: hacerlo para que ella cambie. Sólo funciona si lo haces porque querés hacerlo, porque es lo que declaraste que querés en la relación con ella. Quizá ella cambie y quizá no. Lo único que vos podés elegir es qué espacio le vas a regalar como pareja. Ella elegirá si quiere jugar en ese nuevo espacio.

-Bueno, muchas gracias flaco! -me dice y me agarra el hombro. 
-Muchas gracias a vos también -le dije. Quizá el no lo supo, pero para mí fue lo más lindo que viví ese día: un momento de conexión total con otra persona. 
Un momento en el que me dediqué a escuchar su para qué, su desafío. 
-Me gustaría que un día me cuentes como te va con tu desafío- le dije. Le di mi tarjeta y me despedí. Cerré la puerta del taxi y busqué las llaves de mi casa. Mientras el ascensor subía yo seguía pensando. En el frente de la tarjeta que acababa de entregar había impresa una frase de Gandhi que de alguna manera resumía lo que habíamos estado conversando: "Seamos el cambio que queremos ver en el mundo". El quería ver unión, paz y perdón en su pareja. En lugar de seguir quejándose de que todo eso no estaba en su relación, esa noche entró a la cancha de la vida de pareja siendo unión, paz y perdón.


¿Qué cambiaría en tu empresa si hoy jugaras como lo harías si ya te hubieran dado el aumento de sueldo, si ya fueses dueño o propietario de un porcentaje de las acciones, si ya te pagaran el doble por tus servicios como profesional independiente o si ya te hubiese contratado la organización con la que siempre soñaste?


… ¿Vas a esperar el aumento de sueldo, las acciones o que te contraten para ser ese profesional?
Quizá tu jefe, tu equipo, tu pareja o la organización de tus sueños estén esperando que seas primero para luego ofrecerte algo o aceptar tus propuestas. Quizá el mundo está esperando que apuestes. Liderazgo es invertir. Liderazgo es dar primero.

Comment (0) Hits: 2104

Igual que ayer

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
Igual que ayer
Planetacoaching.com - Artículo: Igual que ayer por Sergio Cara

Igual que ayer

Un día cualquiera, subí a un transporte colectivo público para viajar hasta la oficina. Tengo unos pocos minutos de viaje, pero el colectivo estaba bastante lleno de personas ese día. Era un día lluvioso y entre tanta gente se respiraba ese olor a humedad, típico de Buenos Aires.

El colectivo avanzaba lento, pero firme en el recorrido. Al llegar a una esquina y detenerse a causa de un semáforo en rojo, un señor con una mujer y su pequeño bebé, le golpeó la puerta para que le permitiera subir. El chofer, al escuchar el golpe, volteó la mirada durante unas milésimas de segundo hacia la persona con el bebé en brazos, y como arrepintiéndose, volvió su mirada en sentido contrario hacia la puerta de acceso del colectivo. El señor, con su niñito en brazos lo miraba, como pidiéndole por favor que abriera la puerta.

 

Era un día que hacía bastante frío, además llovía. Luego de unos instantes -que parecieron eternos- el chofer sin siquiera mirar a esta persona, le abrió la puerta para que subieran. Al subir al colectivo el señor con el bebé y la mujer, le agradeció con un animado "Gracias Pa!". Pero el chofer, sin siquiera dirigir una mirada, marcó el importe del boleto en la máquina y cerró la puerta. Yo era un observador, entre el amontonamiento de las personas que estaban en ese colectivo.

A las pocas cuadras, al llegar a un punto de control, el colectivo se detuvo para que subieran mas personas. Entonces el guarda se acercó a la ventanilla del lado del chofer y lo saludó con un simpático "¡Hola! ¿que tal hoy...?", a lo cual el chofer, como por obligación le respondió -con un gesto desanimado- "...igual que ayer.".

Quise compartir esta anécdota, ya que en ese momento me quedó haciendo un poco de eco esas palabras "igual que ayer..." y automáticamente me hice algunas preguntas para reflexionar sobre esa frase.

Te invito a que te hagas algunas preguntas para tu propia reflexión

¿Cuantas veces te pasa en el día a día, que eliges (consciente o no) "ser" "igual que ayer..."?

¿Cuantas veces te quejas de no alcanzar algo o no lograr la relación que quieres tener con alguien y buscas justificativos y culpables, pero sigues haciendo las cosas "igual que ayer..."?

¿Quien eliges "ser" frente a las distintas situaciones que te causan incomodidad, sufrimiento y ansiedad? ¿Qué te está haciendo falta para dejar de hacer las cosas igual que ayer y hacer algo diferente, algo que te complete como ser humano, como persona o profesional? ¿Qué posibilidades te abre y te cierra ser "igual que ayer..."?

¿Le estás encontrando respuestas a estas preguntas?

Creative Commons License Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.

 

Tu Minuto de Entrenamiento: bAños luz de diferencia

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

-Ya sé me interrumpió ella. Están horribles. Nunca tenemos tiempo de reacondicionarlos.

-¡No! ¡por supuesto que no! los clientes jamás entran, para ellos están los baños al lado de la recepción.

Un café y un té llegaron y antes de que ella pudiera decir nada le comenté: me quedé pensando que no hay coherencia entre lo del baño y la declaración de valores  tratar a los clientes con dignidad, respeto y cortesía.

-Si, entendí eso, pero yo me refiero a cualquiera de tus clientes que pueda entrar en ese lugar. Hice una pausa, y guiñándole un ojo para indicarle que era un juego le reiteré: desde el primer día que llegué a esta empresa veo que entran clientes en ese baño

Se quedó pensativa mirando hacia arriba justo a la pared de la sala en la que colgaba un cuadro con los valores de la empresa. Luego de un momento de silencio me dijo: ese baño está hablando más fuerte que nuestra declaración de valores. Habla de nuestras prioridades y puede estar mostrándonos la manera en la que vemos a las personas que trabajan quiero decir, que trabajamos aquí.

¿Qué cambiaría en tu día a día si vieras a los integrantes de tu equipo como personas que compraron con su tiempo vida- y su compromiso un proyecto de desarrollo profesional y personal que tiene el nombre de tu empresa?Personas que te eligen pero que podrían estar eligiendo otro lugar que brinde un mejor servicio de desarrollo personal y profesional con una visión que les apasione, unas reglas de juego acordadas, etc., etc.

¿Estás haciendo alguna diferencia en el trato que le das a los clientes externos e internos?

¿Qué está diciendo tu manera de cuidar los baños de la empresa esos lugares que solo usamos nosotros?

 

Producir con satisfacción y convivir en bienestar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Producir con satisfacción y convivir en bienestar

El mundo que queremos vivir y el coaching ontológico

¿Qué es El Coaching Ontológico?

Es una disciplina práctica que facilita el Aprender a: Observar, Pensar, Sentir y Hacer de formas diferentes, por consiguiente lograr diferentes Resultados en diferentes ámbitos: trabajo, familia, pareja, etc. y vivir una Vida plena.

Este nombre surge del deporte. donde se observaba que por la intervención de una persona -que si bien no jugaba- cambiaba el resultado individual y del equipo, esta persona era El Entrenador ó Coach. Y Coaching entonces, era entrenar a otro /s.

 Sus resultados excepcionales y rápidos fueron observados por las Empresas e inmediatamente se trasladó a las mismas esta dinámica, la cual terminó de perfeccionarse por la inclución y avances de ciencias como la Ontología y la Biología Cognitiva.

¿Qué es El Coaching?

Es una disciplina práctica que facilita el Aprender a: Observar, Pensar, Sentir y Hacer de formas diferentes, por consiguiente lograr diferentes Resultados en diferentes ámbitos: trabajo, familia, pareja, etc. y vivir una Vida plena.

¿Porqué estos nombres: Coach y Coaching?

Este nombre surge del deporte. donde se observaba que por la intervención de una persona -que si bien no jugaba- cambiaba el resultado individual y del equipo, esta persona era El Entrenador ó Coach. Y Coaching entonces, era entrenar a otro /s.

¿Cómo fue evolucionando a diferentes tipos de Coachings?

Luego de lo deportivo ya no alcanzaba con "hacer de una forma diferente". Surgieron necesidades más complejas frente a un "Nuevo Escenario Histórico", emergente de modelos sociales, económicos y políticos en crisis, a esto se sumaron los grandes avances tecnológicos y sobre todo en el campo de la comunicación. Todo esto se traduce en cambios de paradigmas, y tal vez el más grande es el que nos desafía a repensar lo que significa "ser humano". De aquí se desprende el término "Ontología" (ciencia o estudio del Ser), que tiene más de 25 siglos, pero adquirió otras dimensiones y uso en estas últimas décadas por el avance conjunto de diversos ámbitos científicos y filosóficos.


¿Por eso el término Coaching Ontológico?

Sí. Cada proceso relevante se interroga sobre el sentido de ser humano. Es este el espacio de aprendizaje donde trabaja el "Coaching Ontológico", y es aquí donde radica la gran diferencia con otros coachings. Nosotros apuntamos además de mejorar las acciones, mejorar las relaciones y con-vivencia, a liderar nuestros sueños, a evolucionar y refinar "nuestra forma de ser", y lograr así que "nuestra vida" fuese una experiencia divertida y placentera.

¿Cuáles son la herramienta del coach y en qué consiste el trabajo?

La principal herramienta del coach radica en la pregunta. El trabajo consiste en la detección de los obstáculos o límites de la Persona o el Equipo y que son causa de conflicto, muestra la relación de las acciones con los resultados y con el tipo de Observador que está siendo esa Persona. A partir de allí ofrece otras posibilidades, interviniendo sobre las 3 coherencias del Ser: Cuerpo, Emociones y Lenguaje. Esto lo realiza a través de conversaciones, ejercicios y/o dinámicas experienciales. Se abren nuevas formas de Observar, de Ser y Hacer, pudiendo facilitar así los resultados buscados. El coach opera en 2 ámbitos, El Observador y El Sistema.

¿Cómo es esto del Observador y el Sistema?

Cada Persona, por su historia y experiencias puede ver el Mundo de una forma diferente. El Sistema tiende a "normalizar" las formas y los resultados. Esto es causa de sufrimiento tanto en los Individuos como en las Organizaciones, simplemente por "No Aceptar las Diferencias". Nosotros buscamos las formas de unir las diferencias, entre lo que es y lo que quisiera ser, expandiendo las formas de observar y observar-se y a su vez como intervenir flexibilizando el sistema. Uno de las teorías que sustentan nuestro trabajo proviene de la Biología Cognitiva y se denomina Autopoiesis, que es la facultad de todo Individuo o Sistema de crearse a sí mismo. Nosotros creemos fielmente que somos el resultado de nuestras creencias y acciones. En el Programa anual de formación de Coaches (PRACTyCO) profundizamos en todo esto.

¿En qué consisten y como se ven los cambios?

Nosotros desde la Consultora ALAS como Misión y trabajo apuntamos a que cada uno se encuentre a sí mismo, desnude su sabiduría y expanda sus dones y que los equipos produzcan y convivan placenteramente. Al final de un Entrenamiento, el Programa anual o de una intervención individual o consultoría en una Empresa, los cambios muchas veces se ven en resultados tangibles y otras en cosas que no se ven pero se sienten cuando nos escriben un mail, cuando nos vemos en una cena o nos reencontramos en la calle, y tan solo una sonrisa o una palabra me puede mostrar que esa persona ve la Vida de una forma diferente, su corazón está más cerca de su cabeza.

Se lo puedo resumir con un antiguo cuento zen:

"Una vez un discípulo fue a ver a su maestro con la siguiente pregunta:

- Maestro ¿podría Usted decirme cuál es la diferencia entre un hombre ignorante, un intelectual y un hombre sabio?.

- Muy simple hijo mío, el ignorante es aquel que frente a una noche tan bella como esta va mirando hacia el suelo sin saber siquiera que el cielo está allí. El intelectual en cambio se interesa, cuenta los millones de estrellas y astros, los clasifica y saca conclusiones.
- Maestro... dígame ¿Y el sabio? - preguntó el joven, apurando la respuesta que más le interesaba.
- El sabio, simplemente mira hacia arriba y disfruta el placer de la noche.
De qué vale contar y saber ¿cuántos dientes tiene una sonrisa?
- El fuerte de un coach son las preguntas, ya que abren posibilidades y si tuviese que elegir una pregunta para lanzar al Mundo y que pudiera cambiar el Mundo que vivimos, ¿cuál sería?.
- No sé si cambiaría "El Mundo " pero sería: ¿Qué Mundo queremos vivir?.

Bibliografía:
Humberto Maturana (El Sentido de lo Humano), Rafael Echeverría (Ontología del Lenguaje), Daniel Elfenbaum (Programa PRACTyCO).

Creative Commons License Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.

 

Página 7 de 7